jueves, 29 de enero de 2009

Estoy hecho una MIERDA

... No puedo ni escribir... me pesan los párpados... 2 horas de gimnasio de 10 a 12... luego un partidito de basket.. una hora relajado... llegando a casa... me encuentro un amigo en la cancha de al lado de mi casa... van a jugar 9... falta uno?... me apunto? claro que si!!!... una hora más... al final he ido a saltar por un rebote y mis pies se han despegado del suelo 3 cm... no podía más... no puedo más... quiero dormir... es más... pegadme, quejaos... pero voy a dormir... a mamarla el post... viva el ejercicio... viva la dieta... viva la pechuga pollo que me zampé hoy... viva yo cojones!!!!

4 comentarios:

alfonsus dijo...

jajajjaja, si es que..... Macho eres de extremos. O estas en pelotas tumbao en el suelo, o te metes una paliza que ni Nadal jejejee.

Espero que te hayas metido algo con azucar porque sino las agujetas que vas a tener mañana te vas a cagar jejeje.

Mucho Animo tio!!

Por cierto, del tema de los camareros, te juro que no se me ocurre nada.... o todo lo que se me ocurre son frikadas jejeje.

Quiza este enlace te inspire en algo http://www.joseantoniomedina.com/monologo.html

Sed Felices

Mandunguilla dijo...

juassssssssssssssssssssssssssssss!!

Demóstenes dijo...

es mejor un poco de constancia que meterse la matada un día y no hacer nada en dos semanas...

auqnue qué coño voy a decirte, si yo hago lo mismo xD

Karleins dijo...

Estás como una chola tio. Es verdad (y lo sabes) que no tienes punto medio. Si te sirve de consuelo, al igual que "Demos" (permíteme el diminutivo), yo tampoco lo tengo, sólo que me paso más tiempo en el extremo de autodestruirme poniendo mi cuerpo a prueba que en el de echarme, lamentarme y ver la vida pasar.

Por cierto. Ya sé que parece que ando cortando el lote a todo el mundo, en plan sabiondoncillo, pero mano, es que hay cosas que muchas veces tenemos entendidas, leyendas urbanas, cuentos populares, que no son del todo ciertas...

¿Por qué tenemos agujetas? durante muchísimo tiempo se pensó que las agujetas se producían por una glicólisis anaeróbica (usar glucosa para obtener energía sin la presencia de oxígeno) que generaba ácido láctico. Este ácido láctico en teoría cristalizaría en el músculo, provocando el típico dolor postesfuerzo. Estudios actuales evidencian que el ácido láctico no cristaliza a 37º, y además aseguran que las agujetas son producto directo de microrroturas musculares. Su propia rotura en sí, y el vertido del contenido celular de los miocitos, estimulan a las terminaciones sensitivas de fascias y aponeurosis (son vainas que envuelven los músculos). El resultado: agujetas.

La única forma efectiva de paliar las agujetas es entrenando el músculo adecuadamente y con regularidad, realizando estiramientos suaves y masajes postestiramiento y tomando algún antiinflamatorio como ibuprofeno o ácido acetilsalicílico.

En muchos casos, ni haciendo todo esto te libras de las agujetas. Para más datos, llevo unos 12 años haciendo pesas, y todas y cada una de las semanas sufro agujetas al día siguiente en el grupo que entrene. Esto se debe (y a la vez demuestra) a que el entrenamiento con cargas máximas rompe más fibras que echar una carrerita o hacer fitness-wellness (aerobic y otras mariconadas similares).

Chiquito palique me ha quedado. Venga Hugo, mantente en ese extremo, que ya ves que apalizándote caes redondo en la cama, duermes, descansas, te conviertes en un ser humano. Baja el listón para no lesionarte, pero sigue por esa senda. Gandul!