miércoles, 22 de abril de 2009

El aburrimiento hace estás cosas.

Llueve, el mundo gira como cada instante, pero no para él, su camino transcurre con calma, observa cada detalle, cada color, sus pies se dirigen a un banco oculto en medio de una gran plaza, todo el mundo duerme, la lluvia oculta sus lagrimas, el cielo truena sus lamentos, los mismos que su corazón.

_ No es justo, no es justo, no puede ser justo!

Hugo miraba sus manos, recordando su piel, gritó de frustración mientras otro trueno silenciaba sus palabras, se quedo mirando el suelo mientras se mojaba, se levantó con pesar y su mente vagaba inventando una posible solución, todas ellas imposibles a simple vista, recordó sus libros de dragones, dioses y magos, volvió a desear poder ser uno de ellos.

Recordó una escena de unos de sus libros favoritos cuando una gran tormenta se llevaba a su protagonista y rezó por que pudiese pasarle, deseo con toda su alma poder tenerlo, alzó su rostro y gritó con amargura mientras las lágrimas le acariciaban el rostro.

El silencio se impuso al eco, sólo la lluvia con sus sonido particular hablaba, bajó la mirada y vio una sombra entre dos árboles, solo unos ojos multicolores se veían en la oscuridad, parpadeó y observó mejor, no había nada.

_ ¿Quién está ahí?. ¿Hola?. Hugo escucho el silencio.

De pronto le pareció escuchar tras él una pequeña risa, grave y dura, como el mismo tiempo. Se dio la vuelta y lo vio. Frente a él tenía un ser intemporal, más bello que cualquier ser sobre este mundo.

_ Me has convocado. ¿Qué quieres de mí?.

Hugo observó boquiabierto, sabía quien era, pero… no!, era imposible. O tal vez… no puede ser real, es imposible.

_ ¿Y..y..Yandros?. ¿Eres tú?. Preguntó Hugo balbuceando.

Yandros le observó con tranquilidad, con aquellos ojos capaces de atravesar mundos, sus labios se curvaron en una sonrisa.

_ Me has convocado y aquí estoy. Habla.

Un gran silencio siguió a sus últimas palabras, aquella voz inmortal era imposible de olvidar.

_ Aeoris! – gritó Hugo.

Yandros se echó a reír con ganas, y sus ojos se iluminaron, tras unos segundos respondió con sorna.

_ Milenios sin creer en los dioses y ahora me nombras a mi rival. -Sus labios se curvaron en una sonrisa maligna- Me has llamado y he acudido que quieres de mí.

_ Y..y … yo.. Yo… quisiera… bueno… verás… Hugo tartamudeó.

Yandros esperó mientras ordenaba sus ideas.

_ Pedí ayuda para… poder tener algo que ofrecer, algo que hacer, no… a ver…

Yandros le cortó con un gesto.

_ Leo tus pensamientos, leo tu corazón y escucho tu alma, se que quieres y que buscas.

_ Pero eso es imposible, esto no puede ser real – se defendió como pudo.

_ Dame tu mano, y todo lo que pides será tuyo.

_ Y que daré a cambio?.

_ Ya lo sabes, es justo lo que piensas.

Hugo se dio cuenta que tenía su mano a medias extendida y la retiró con premura, sus ojos se abrieron enormemente mientras los de Yandros cambiaban a carmesí.

_ Pero… per…pero..

_ Elige tu camino. Volvió a cortarle Yandros.

Hugo soñaba, no había otra explicación para lo que pasaba, pero eran sus sueños, había gritado con todos sus sentidos pidiendo ayuda, el tiempo se había parado a su alrededor, por primera vez pudo ver las gotas de lluvia detenidas a su alredor sin llegar a explotar contra el suelo, sus ojos se pararon en el cielo cubierto y volvieron a unos ojos dorados expectantes.

¿Para que quiero más tiempo? No se si es real o no, pero prefiero esto a no tener nada. Su mano se adelantó con vacilación, atraído por un desconocimiento de lo que vendría ahora, pero seguro de que prefería esto a su triste vida.

Un dolor insoportable recorrió el brazo de Hugo cuando los dedos de Yandros se cerraron a su alredor, cuando el dolor cesó y pudo abrir los ojos, no había nadie con él.

Se puso en pie aún sujetándose el brazo, seguía lloviendo y él estaba empapado, pero no había nadie, sus ojos fueron a su brazo y quito la mano de encima, se sorprendió mucho al ver una larga cicatriz allí donde una mano se había posado, una risa llego del cielo eterno, y alzó los ojos, el cielo cambiaba a todos los colores del arco iris y se oía una gran agitación. Un fuerte viento le llegó y agitó.

_ Pero que coñ…esto tiene que ser UNA BROMA!- Hugo grito sobre el fuerte viento.

El cielo cayó sobre él con cientos de colores y un sonido horrible se propagó.

Segundos después paró de llover y el cielo dejó de derramar sus lagrimas, la plaza estaba silenciosa ni una hoja se movía, tampoco había nadie en ella.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

siento decirte que, quieras o no, tu blog está cayendo en la rutina y ya no sabes que inventar.
recuerda: más vale una retiarada a tiempo...

Raquel dijo...

Yandros??? jajajajajajaja

muy bueno Hugo, lo que hace el aburrimiento... Para cuando Raquelita?? cuantos capítulos va a haber?? jejejeje
Un beso corazon

S. dijo...

Me ha gustado tu relato.No sabia que salia yandros.Si es el Yandros que yo conozco,es muy simpático el muchacho,y muy inteligente.
Ves?la invención es buena a veces.
Besos

wan dijo...

Demasiados tópicos pero bueno, no está mal.
Aunque no he parado de leerte, hacía tiempo que me aburría con tu blog, hasta tal punto de pasar de comentar, pero hoy la cosa ha cambiado (a mejor, por supuesto) y promete, así que entraré mañana a ver qué tal sigues la historia.
Un abrazo.

Mister Tight dijo...

Tienes un grave problema con las tildes,chico.

Anónimo dijo...

jajjaajjajajajjajajjajajajaja

a que no era una broma? que iba en serio?

Anónimo dijo...

Huguito! Pero tú que lees?¿ ajajajajaja

Besos.

Tu sol y estrellas.

XingaTronic dijo...

Me temo que aunque la intención es buena, a veces escribir es la más sutil e insconsciente forma de demostrarnos como estamos por dentro. y de demostrárselo a los demás. La Fantasía está muy bien para evadirse, pero vivimos en la realidad.

Cuando tienes una vida, es mucho más fácil escribir sobre ella, y cuando tu mente está ordenada, también ese orden se extrapola a lo que escribes, piensas y razonas.

A pesar de todo hay mucha gente que entra y te lee. Con eso deberías darte por satisfecho. Y el recurso de rogar cliks en la publicidad parece bastante desesperado... ¿Amenazas con dejarlo si la gente no pincha?... pues no habrán blogs que leer ;)

Suerte con la vida campeón.